5793 5596  
ferjimav@hotmail.com

C. Pancho López 117, Col. Benito Juárez
Neza., Edo. de Méx., 57000

Escrito por Fernando Jiménez Ávila
Visto: 131
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En la Ley Federal del Trabajo (LFT) se regulan las relaciones entre los patrones y los trabajadores, así como los diferentes reglamentos, entre éstos, el Reglamento Interior de Trabajo, que es el conjunto de disposiciones obligatorias para los trabajadores y para los patrones en el desarrollo de los trabajos en una empresa u organización.

El Reglamento Interior de Trabajo es el documento que le da efectividad al contrato laboral, porque mientras en este último se establecen los derechos y las obligaciones de las partes en la prestación del servicio subordinado; en el reglamento se define cómo deben cumplirse cada uno de esos prerrogativas y deberes.

Así las cosas, quedan excluidas de todo reglamento las normas de orden técnico y administrativo que elaboren las compañías para la ejecución de los trabajos, tales como manuales de operación de herramientas; lineamientos de procedimientos operativos de producción; estrategias de mercado, entre otros aspectos de naturaleza similar.

Por lo señalado y de acuerdo con el Artículo 423 de la LFT, los aspectos a incluirse en el reglamento interior de trabajo son:

1.- Las horas de entrada y salida de los trabajadores.

2.- El tiempo destinado para las comidas y los periodos de reposo durante la jornada.

3.- El lugar y el momento en que deben comenzar y terminar las jornadas de trabajo.

4.- Los días y las horas fijados para hacer la limpieza de los establecimientos, la maquinaria, los aparatos y los útiles de trabajo.

5.- Los días y los lugares de pago.

6.- Las normas para prevenir riesgos de trabajo.

7.- Las instrucciones para prestar primeros auxilios.

8.- Las labores insalubres y peligrosas que no deben desempeñar los trabajadores menores de edad.

9.- La protección que deben tener las madres trabajadoras durante el lapso de gestación.

10.- El tiempo y la forma en que los trabajadores deben someterse a los exámenes médicos, previos o periódicos, y a las medidas profilácticas que dicten las autoridades.

11.- Los permisos o las licencias.

12.- Las disposiciones disciplinarias y los procedimientos para su aplicación.

13.- Las demás normas que se estimen convenientes, de acuerdo con la naturaleza de cada empresa u organización, para conseguir la mayor seguridad y regularidad en el desarrollo del trabajo.

En la formación del Reglamento Interior de Trabajo, se observarán los criterios siguientes:

1.- Se formulará por una comisión mixta de representantes de los trabajadores y del patrón.

2.- Si las partes se ponen de acuerdo, cualquiera de ellas, dentro de los ocho días siguientes a su firma, lo depositarán ante la junta de Conciliación y Arbitraje.

3.- No producirán ningún efecto legal las disposiciones contrarias a esta Ley, a sus reglamentos, y a los contratos colectivos y contratos-ley.

4.- Los trabajadores o el patrón, en cualquier momento, podrán solicitar de la Junta que se subsanen las omisiones del Reglamento o se revisen sus disposiciones contrarias a esta Ley y demás normas de trabajo.

Es importante que los trabajadores y los patrones conozcan los alcances de los reglamentos Interiores de Trabajo y que las normas establecidas no sean emitidas en sentido contrario a la LFT ni a su reglamento, ya que esta herramienta sin lugar a dudas es un eficaz auxiliar de las empresas u organizaciones, pues les permite establecer la forma en que deben cumplirse las condiciones laborales que rigen las relaciones laborales.

Cabe señalar que es trascendental que el Reglamento Interior de Trabajo se encuentre debidamente depositado ante la Junta de Conciliación y Arbitraje respectiva para que sus disposiciones sean aplicables y obligatorias (Art. 424, Fracc. II, LFT). El depósito del Reglamento Interior de Trabajo en la Junta de Conciliación y Arbitraje se da para que ésta se asegure de su cumplimiento y de esta forma proteger los derechos de los trabajadores y del patrón.