Escrito por Fernando Jiménez Ávila

Por fin lo comprende mi corazón:
Escucho un canto,

Contemplo una flor:
¡Ojalá no se marchiten!

Categoría: