Escrito por Fernando Jiménez Ávila

No acabarán mis flores,
No cesarán mis cantos.

Yo cantor los elevo,
Se reparten, se esparcen.
Aun cuando las flores
Se marchitan y amarillecen,
Serán llevadas allá,
Al interior de la casa
Del ave de plumas de oro.

Categoría: